Cain Velásquez le gana a Junior Dos Santos por el campeonato mundial UFC pesos pesados

374


El peleador mexicoamericano Cain Velásquez venció al brasileño Junior Dos Santos por decisión unánime (50-45, 50-43, 50-44) y recupera el título de los pesos pesados del UFC en la función realizada en Las Vegas, Nevada.

5 rounds, 5 tremendos golpes al animo recibieron los aficionados brasileños que gritaban “CiGano”; en cambio los mexicanos disfrutaron desde antes de que subiera al octágono, gritaron el regreso victorioso de Cain Velásquez con la música de Vicente Fernandez y la canción “Volver, volver” el cinturón de campeón volvió a los brazos otra vez.

Junior Dos Santos tenia todo un show montado antes de iniciar los golpes, Cain en cambio esperaba paciente el momento de recuperar su cinturón de campeón mundial, aunque sabia que la tarea no seria nada fácil.

Desde el primer round Cain puso las condiciones de la pelea, derribo a su rival y el fantasma de la primera pelea se desvanecía, parecía que Velásquez podía ganar y noquear el brasileño desde el primer intento.

El carioca intento defenderse, pero reboto en las rejas donde Cain lo domino bien “Brown Pride” ganaba puntos conectando en el cuerpo y cara de Dos Santos a base de jabs y rodillazos. Un upper de Junior Dos Santos tambaleo a Cain, pero se supo recuperar y para el tercer round el carioca ya tenia tremenda hinchazón en la cara de tanto golpe recibido.

Para el cuarto round el brasileño tomó un segundo aire y castigo a Cain, pero solo fueron un par de momentos, la fuerza de Junior no dio para más, Cain se recupero y llevo la pelea a su territorio nuevamente.

Para el ultimo round Cain tenia la pelea más que ganada, pero el quería finiquitar a su rival. Cain conecto tremenda patada que casi tira definitivamente a Dos Santos quien ya no respondía a los golpes, solo quería permanecer de pie.

Fue realmente una lucha sin igual, el mexicano de corazón se preparo a conciencia y sin tanto teatro demostró su fiereza y capacidad para recuperar el campeonato de los pesos pesados, al final los aficionados mexicanos que eran mayoría gritaron orgullosos ¡Si, se pudo!.

Dejar respuesta