Copa América: La noche triste del TRI

628

El sábado fuimos testigos de algo inusual, algo que en el tiempo que llevo  viendo futbol  no había visto, todos esperábamos con ansia el encuentro entre la Selección Mexicana contra Chile,  analistas, afición y jugadores pensábamos que se podía consagrar una victoria, que se podía dar un gran paso para llegar a una nueva final, la realidad fue distinta, no  teníamos ni idea de lo que iba a suceder.

Chile  7 – México 0, así de impresionante fue el marcador una de las goleadas más escandalosas de la selección mexicana, el sábado vimos una de las peores actuaciones de México, ya se veía venir la derrota, una victoria a medias ante Uruguay, una victoria no tan merecida ante Jamaica (gracias a la mala puntería  de ellos) y un empate de milagro ante Venezuela, el funcionamiento fue decayendo y poco a poco se notaban más frágiles. Chile  no perdono, no solo gano, termino humillando a una selección que  no tenía  nada, todo ese trabajo de las rotaciones, los movimientos, las formaciones, se fueron a la basura, Chile los hizo pedazos y demostró porque es el vigente campeón de América, frustrados, dolidos, tristes, son las sensaciones que nos dejan, ni Chícharo, ni Tecatito, mucho menos Ochoa estuvieron en ese nivel que se les conoce, el sábado fueron arrasados por una marea roja que los dejo hundidos en lo más profundo de la derrota y sin saber ¿Qué fue lo que paso?.

Juan Carlos Osorio  deberá entender que la selección no se maneja como un club, tienes muy poco tiempo para entrenar y para realizar experimentos, se tiene que cimentar una base sólida de futbolistas que  entiendan el estilo al que se pretende, después de una base  ahora si vemos variantes, experimentos, no lo sé, diría Tuca Ferreti, para eso están los partidos “moleros” para experimentar, todos sabemos de la capacidad de Osorio, sus conocimientos, sus logros, pero es hora de que se dé cuenta que la selección Mexicana  no es un club como atlético nacional, es una selección donde solo van los mejores y se manejan distintas formas, distintos tiempos y la exigencia es mucho mayor.

Lo ocurrido el sábado, nos deja un amargo sabor, una terrible desilusión y un mar de dudas sobre el trabajo de Osorio, que como buen dirigente de su barco, se dice el único responsable ante este desastre, la gente no está del todo  complacida con su trabajo, a Osorio se le viene una nube negra y tendrá que  reflexionar sobre sus errores. A Chepo lo marco la terrible eliminatoria, a Hugo Sanchez los olímpicos, ambos vergonzosos capítulos, si Osorio es el indicado para dirigir este barco, tendrá que  enderezar el curso y afrontar la  terrible tormenta que se le viene encima, México esta desilusionado,  hundido, por una  humillante derrota,  México se tendrá que levantar y jugadores y técnico tendrán que unirse más, ser autocriticos y tener los suficientes hue..  para demostrar otra cara, este es un penoso revés llamado copa américa, el camino al mundial es aun largo, si de verdad quieren llegar juntos al mundial, México tendrá que convencer, gustar y sobre todo ganar.

Alejandro Juárez

@alexjuarez28

 

Dejar respuesta