Suspendido de por vida por besar y morder a un arbitro

282

Una historia loca se ha contado en el norte de África durante el fin de semana que nos ha dado a un presidente de un club de fútbol local recibir una suspensión de por vida de cualquier actividad relacionada al fútbol.

El hombre en el centro de la historia es Moncef Khemakhem, quien es el presidente de CS Sfaxien.

Sfaxien venció a Etoile de Sahel por 3-2 el 1 de marzo, sin embargo el comportamiento del presidente del club local durante el partido fue totalmente inapropiado.

Según la Federación de Fútbol de Túnez, Khemakhem ha sido prohibido “de cualquier actividad en el fútbol” por abusar de funcionarios.

Pero ¿qué hizo?
Khemakhem está acusado de abusar verbalmente de los árbitros durante el juego usando “comportamiento peligroso y antideportivo”, “asalto indecente” y “daño a la buena moral”. La realidad es que al terminar el partido sin razón alguna se lanzó directo al arbitro ye le planto unos besos que ninguno de los dos olvidarán.

“Hemos decidido hacer valer nuestros derechos con nuestros dientes y nuestros dedos”, había afirmado el directivo el 1 de marzo en la televisión pública Wataniya, en la noche de un partido manchado por incidentes y ganado por su club por 3-2 ante el Etoile du Sahel. “Tuvimos nuestro regalo”, celebró entonces, en alusión a un penal inexistente que fue concedido a su equipo. Sin dejar de sonreír, añadió que había “pellizcado en dos ocasiones el culo” del árbitro asistente “para elevarle la moral, ya que había perdido el hilo del partido

Dejar respuesta