Chivas y Pumas empatan en Guadalajara

628

Escrito por: Andrés Arrieta Castaño -17/09/17

Pumas jugó, no, llegó a tierras tapatías con la encomienda de poder darle fin a una inexplicable maldición que le ha negado la victoria por más de 35 años, la cual significa la paternidad más grande que existe hoy en día en nuestro futbol mexicano, a manos de las Chivas; hoy el conjunto dirigido por el “todólogo” Sergio Egea, llegó con el objetivo de poder sacar un punto que le permitiese evitar el último lugar de la tabla, algo que hubiese significado una de las semanas más oscuras de la institución en muchos años, si a esto se le suma el haber quedado fuera por la lucha del título de Copa MX entre semana a manos de los Rayados de Monterrey; sin posibilidad de contar con Nicolás Castillo como tu único hombre ataque, sumado al decepcionante desempeño de jugadores como Formica, Cabrera, Van Rankin y cuestionables como González, Quintana y el Chelo Díaz; el objetivo se veía más que complicado.

El conjunto desde el inicio del partido dejo entrever su idea de juego, esperar, aguantar el embate rojiblanco y buscar un contragolpe que pudiese generar alguna acción de peligro frente al arco resguardado por Cota o por lo menos alguna opción a pelota parada ya sea tiro de esquina o tiro libre.
Los dirigidos por el Pelado Almeyda tomaron la iniciativa y compusieron una serie de opciones que generaron peligro en la portería resguardada por Alfredo Saldívar, quien se erigía como la figura universitaria y el causante de que el encuentro aún se encontrara parejo, sin embargo tan solo una opción de gol, le sirvió al conjunto capitalino para poder capitalizarla y ponerse al frente en el marcador, por conducto del capitán Gerardo Alcoba quien en complicidad con el portero del conjunto tapatío, tras una serie de malabares con el esférico, no desaprovecho la oportunidad para poder empujarla dentro del marco, dando una ventaja con la cual se irían al descanso.

Al inicio de la segunda mitad, los mismo s 11 jugadores que terminaron los primero 45 minutos arrancaron, sin embargo el conjunto de Chivas con un par de piernas frescas dentro del terreno de campo, mayor posesión del balón, con una actitud ofensiva en busca del empate lo conseguiría al minuto 60 tras un espectacular gol de fuera del área, cortesía del joven José de Jesús Godínez, ante una defensa y mediocampo universitaria que ampliamente se vio superada y sofocada ante la idea de simplemente resistir los ataques y en un solo descuido tratar de salir en busca de lograr el segundo gol.
Al minuto 61 vendría la primera sustitución del conjunto, saliendo un pálido “fantasma” Formica por el ecuatoriano Guerron, el cual le vasto solo un minuto dentro del terreno para ganarse una tarjeta amarilla, un hombre que junto con el segundo cambio, quien fue Rabello, se mostraron apáticos, con falta de capacidad, poca idea y nada de entrega. Lo último destacable fue la entrada de Néstor Calderón, quien no tuvo el tiempo suficiente como para llegar mostrarse dentro del terreno de juego, quien regresaba a la que fuera su casa el torneo pasado.

Al finalizar el encuentro con un empate a 1, lo más rescatable fue Alfredo Saldívar quien hoy puede descansar sabiendo que realizo una labor sobresaliente, también de mencionarse el regreso de Gerardo Alcoba, la voz que trato de darle orden a la defensa y comandar al equipo. También dentro de lo aceptable, la actuación de los jóvenes Mozo, Gallardo y Figueroa quienes representan a esta famosa “cantera”, a los cuales se les tiene que cobijar, darles mayo confianza y mayor número de minutos. Y por último pondría un asterisco a la actuación del español Abraham, quien sí mostro entrega y esfuerzo pero que simplemente no logra darle a la afición aquel Abraham que durante su primera temporada en México, destaco como el hombre del mediocampo felino.

En cuanto al resto del equipo, Cabrera, el hombre más flojo que disputo los 90 minutos, Van Rankin y Quintana una actuación gris que se vio salvada gracias a las intervenciones de Saldívar que evitaron una derrota mas no solo en el torneo, sino frente al rival que no han vencido en más de 35 años. Y en cuanto al Chelo Díaz, seguimos esperando al hombre que deslumbra en la selección chilena, esperando que no sea un caso más como lo es Edu Vargas, una figura en su selección, un hombre más dentro de su club.
Cuando se da el silbatazo final, se repasan las jugadas más destacadas del encuentro, se miran las estadísticas, incluso miras como llegaba cada equipo y cuál era el objetivo que buscaban antes del arranque del cotejo, hoy el conjunto de la UNAM puede sentirse mayormente satisfecha con este resultado, por el hecho de que, da fin a una seguidilla de malos resultados que llevaba cargando consigo el equipo, evita terminar la jornada como lugar 18, consigue el objetivo sin su hombre más importante e incluso deja entrever el momento complicado que vive el Guadalajara quien no conoce la victoria en casa durante el presente torneo.
Algunos dirán que no se rompe el maleficio de los 35 años, eso hoy en día no importa, Pumas antes que pensar en romper marcas, debe pensar en cómo salir de esta crisis, como terminar de una forma digna este torneo, este es el presente del conjunto y no hay más, el conjunto podrá trabajar con “tranquilidad” pensando en poder buscar una resultado favorable en casa frente al León la próxima jornada, que le permita no solo seguir sumando sino, comenzar a limar asperezas con la fiel afición que lo único que pide es entrega y sudar la camiseta.

SI TE GUSTO, SIGUEME Y COMPARTE.
FB: https://www.facebook.com/andres.arrietacastano
TW: https://twitter.com/Andres07castano?lang=es

Dejar respuesta