La ciudad tiene vida, el país tiene vida, ¡Vive México!

656

Gracias a todos los que han preguntado por cómo estamos.
Al momento bien, sólo que en la zona sur de la ciudad que es donde vivo no había luz, las líneas se saturan y el servicio no da.

La tragedia se ha vivido de cerca, casas cuarteadas,algunos edificios destruidos y vidas inocentes que se ha llevado este terremoto. Ayer en la tarde me regresé a mi casa caminando para encontrar con mi familia y el camino fue el más largo de mi vida.
Muy cerca de donde vivo está el Colegio Rébsamen. Triste escenario.
Se sentía el pánico en la gente, todos saliendo de su trabajo y/o escuelas, justo después del aniversario del terremoto del 85.

Pero sólo minutos después del terror también pude y sigo viendo el lado más positivo de la gente. Jóvenes y adultos, unidos en bicicletas, carros, motos, camionetas y hasta caminando tratando de ayudar, de verdad que esto debe de ser motivo para no parar, para no dejarnos caer de ser empáticos, de pensar en el prójimo y dejar al país entero de pie, porque todos lo necesitamos.
La ayuda y solidaridad apenas inicia y no hay que olvidar a Oaxaca, a Chiapas, Morelos y todos los lugares que ya han sido afectados y que siguen viviendo la tragedia, es momento de que lo positivo triunfe sobre lo negativo.

#FuerzaMéxico

Ya tenemos luz desde ayer, aunque en la madrugada del jueves hubo otro susto fuerte por una falsa alarma y un par de horas después se volvió a ir la luz, pero a medio día regresó.
Leí que la CFE tuvo que cambiar 9 postes de luz, pero ahora veo que el daño en Coapa es peor de lo que pensé hay varios edificios que están a punto de caer o con muchos daños, y en algunas cuadras(las menos) todavía no tienen luz.
He vivido aquí por 4 años y es una zona con pocos problemas, un lugar tranquilo dentro de lo que cabe en una ciudad como la de México. Nunca imagine que mis ojos verían tanto desastre en este espacio; es muy difícil concentrarse con tanto caos.
Hace poco en alguna esquina del DF leí que: “Esta ciudad es para valientes” y justo después de eso nos caen dos terremotos encima, y sí, la ciudad está llena de valientes.
Leo también inconformidades de la gente, enojos, más por el nombre de una posible sobreviviente que por ayudar a gente que realmente está en peligro, hay quienes en lugar de apoyar deciden buscar una conspiración en todo. Un perro rescatista hace más por el país que muchos perros quejumbrosos.

Pero Villoro escribe un poema y las redes se vuelven a alzar como “Un puño en alto”.

De verdad que estoy agradecido con la vida por estar de pie, de tener una hermosa familia y poder escribir estas lineas y que alguien en otro lado lejano se acuerde uno de manera positiva, de tener un nuevo inicio cada día, aunque haya personas que quieran tirar los castillos en el aire.

La ayuda en estos momentos es intensa, pero sin duda debe de ser sólo el inicio, ya que en Oaxaca, Chiapas, Morelos y demás lugares la tragedia lleva más tiempo y la ayuda ha caído a cuenta gotas o de plano ha sido insuficiente.

La ciudad tiene vida, el país tiene vida, ¡Vive México!

foto por @beco

Dejar respuesta