Rusia 2018 Supieron robar cámara

276

Cada Copa del Mundo tiene sus sorpresas, aquellas naciones que llegaron con un perfil bajo, para muchos, con pocas chances de trascender, tal vez un juego poco conocido, poco vistoso, pocas figuras reconocidas a nivel mundial. Sin embargo todo elemento con el que contaron, sus condiciones, sus capacidades supieron aprovecharlas al máximo arruinando con sus resultados la quiniela de más de uno. Tomaron por sorpresa a más de uno y es por eso que se les puede catalogar de esta manera, como agradables “sorpresas” del torneo. Y ellos son:

Rusia:

“El Equipo Nacional” tal vez muchos pensaron, el punto más débil del país anfitrión (su equipo), hablando de forma general a todo lo que rodeo a esta Copa del Mundo. Un equipo que abriría el telón mundialista el 14 de junio en el Estadio Luzhnikí en Moscú, que arrastraba con los últimos 5 juegos de preparación sin conocer la derrota (2 empates y 3 derrotas), registrando su ultimo marcador final favorable el 7 de Octubre del 2017 ante Corea del Sur. Con Stanislav Cherchesov siendo blanco de críticas hacia su forma de juego, su estilo.
Sin embargo el resultado final fue más allá de lo esperado, un debut aplastante ante Arabia Saudita, un planteamiento inteligente ante Egipto, una derrota predecible, presupuestada ante “Los Charrúas”, una verdadera sorpresa mundial dejando fuera a los españoles en tanda de penaltis, colgados del travesaño, como quieras decirle y un final alto para esta selección en la etapa de cuartos cayendo ante los croatas en tanda de penales. Sin duda alguna un anfitrión que no solo abrió su casa sino que se encargó de animarla de la mano de elementos como Akinfeev, Cheryshev, Golovin, Smolov y Dzyuba, cediendo la iniciativa al rival, priorizando lo colectivo a lo individual, un local que sorprendió.

Suecia:

Esta selección hasta antes de iniciar su participación en el certamen resultaba ser una moneda al aire, habían dejado fuera a Holanda e Italia rumbo a Rusia 2018, primera gran sorpresa, su técnico Janne Andersson le cerró la puerta a la posibilidad de cualquier regreso a Zlatan, priorizando el trabajo colectivo a cualquier individualidad, segunda gran sorpresa. Con elementos como Lindelof, Augustinsson, Forsberg, Berg, Guidetti y Toivonen, tras 12 años de ausencia del máximo torneo a nivel de selecciones del mundo, no logro ser agradable a la vista tal vez pero estuvo ahí, incomodo a cualquier rival que se le cruzo. Un debut victorioso con muchas imprecisiones ante los surcoreanos, un domino que no lograron capitalizar ante los teutones pero si ante el conjunto mexicano les permitió avanzar como primeros de su grupo, tercera gran sorpresa. Teniendo como idea de juego el contragolpe, ceder la iniciativa y la fortaleza defensiva avanzaron ante los helvéticos en octavos por la mínima, cuarta gran sorpresa, sin embrago esto no les fue suficiente para evitar caer ante los ingleses en cuartos, tal vez por su aspecto más fuerte, el juego aéreo. Un equipo que se retiró como el resto de las eliminadas con tristeza pero que al aterrizar en casa fue recibida con los brazos abiertos por los suyos y con el efecto post-mundialista, sean un grato recuerdo de este certamen, con mucho cariño y con la ilusión de que hay un futuro para este país y su futbol.

Senegal:

”Los Leones de Tarenga” regresaban a la fiesta mundialista teniendo como último recuerdo lo ocurrido en aquel Corea-Japón en 2002 en el que lograron llegar hasta la etapa de cuartos de final, aquella selección que conto con hombres como Aliou Cissé, hombre que hoy ocupa el banquillo nacional. Si bien esta selección regreso a casa temprano por una tarjeta de amonestación (elemento que definió el destino de esta selección que significo el fin de su participación y la de Japón, el avanzar a la siguiente ronda, el factor “Fair Play”), el talento de esta selección quedo demostrado, tal y como lo había señalado Cissé al llegar a tierras mundialistas. Superando a una decepcionante Polonia, nos regaló a mi gusto uno de los juegos más intensos y entretenidos de esta Copa ante Japón, pero su falta de concentración por ciertos lapsos en la tripleta de juegos (como el gol en contra ante Colombia que significo la victoria cafetalera) termino costándoles caro. Al final de cuentas como aquella Senegal del 2002 o la Ghana del 2006 y 2010, estos leones plasmaron el futbol africano en esta Copa, el equipo de Mane, Niang y Sane trajeron el ritmo y la alegría a Rusia 2018, en los encuentros, en los entrenamientos y en la grada, una perfecta representación de un continente que lucha, sufre pero sabe sonreír, cantar, bailar, vivir.
Sígueme para continuar recapitulando lo que dejo esta Copa.
TW: https://twitter.com/zonaddefinicion?lang=es
FB: https://www.facebook.com/zonaddefinicion/?ref=bookmarks
WEB: https://zonadefinicion.blogspot.com/

Dejar respuesta