Rusia 2018: La Figura nacional que no fue

347

Rusia sin duda alguna fue tierra de héroes, viejos que se terminaron por retirarse, aquellos que lograron consagrarse y nuevos que de ahora en adelante serán objeto de devoción de todo un país entero. Cada selección conto con la suya, sin embargo hubo algunos países contendientes que volcaron toda su fe, en una sola figura, priorizando lo individual a lo colectivo. ¿Cuál fue el resultado? El despedirse con una sinsabor, evidenciando el problema de un equipo ante la falta de su figura. Esto al final de cuentas termina por ser un deporte en conjunto y por ello que el fracaso, la derrota termina por suceder cuando “el hombre” el héroe nacional cae, no solo el, sino todo el pueblo con el que carga a sus espaldas. Estos países fueron:

– EGIPTO:

“Los Faraones” tardaron en regresar a la Copa tan solo 28 años desde aquel lejano Italia 90 cuando compartieron aquella vez grupo con Inglaterra, Irlanda del Sur y Holanda, una situación particular la suya, pues al dominar el continente negro e inclusive haber asistido a por ejemplo la Copa Confederaciones más adelante (Sudáfrica 2009), volverse un representativo africano en el mundial fue algo que se les seguía negando. La figura de Mohamed Salah camino a Rusia se volvió fundamental, sin embargo la lesión en la final de la Champions en Kiev le resto poder ofensivo y argumentos como para poder pelear por un boleto a la siguiente ronda. En su debut ante Uruguay, un gol en el suspiro del final del encuentro derrumbo el planteamiento hecho por Héctor Cúper de buscar dividir puntos entre ambas naciones, sabiendo que no podía descuidarse en defensa ante los “killer” charrúas y sabiendo que su mejor hombre no estaba enfrente para generar peligro. El regreso de su figura ante los anfitriones aunado al regalo por parte del capitán egipcio Ahmed Fathi los condeno a un 3 a 1, a una pronta eliminación y generando una cantidad de cuestiones acerca de cuál llegaría a ser la participación de esta selección. Ante la selección de Arabia Saudita que fue lo más destacado, el exquisito gol de Mo, la presencia del arquero egipcio Essam El-Hadary quien con 45 años y 161 días se convirtió en el jugador con mayor edad actuando en el torneo y la derrota impensada por mucho de 2 a 1. Esta generación liderada por “Momo” al ver a su salvador, a su faraón caer antes de lo previsto, termino por derrumbarse, evidenciando que tal vez el hombre no pudo sostener la ilusión de toda una nación.

– PORTUGAL:

Si hablamos de “Los Lusos” algunos podrán decir que terminaron por decepcionar tras su temprana despedida, otros pensaran que era lo adecuado la instancia alcanzada teniendo en cuenta al rival que se les atravesó en octavos. El campeón de Europa y tercer lugar dela Confederaciones 2017, dirigidos por “El Comandante” entraron a escena ante el que muchos vaticinamos el encuentro de la fase de grupos frente a España. Cumpliendo con todas las expectativas, un eléctrico empate a 3 y una sublime actuación por parte de CR7. El hombre de siempre volvió a tener presencia ante Marruecos, dando a entender al mundo que esta selección podría llegar tan lejos como Cristiano lo permitiera. Sin embargo lo que significo Portugal comenzó por verse evidenciado ante Irán, un Cristiano con una férrea marca de sus contrarios y un penal fallado, les frustro cualquier posibilidad de terminar primeros de su grupo. Ya frente a Uruguay en Sochi termino por mostrar la cara de este equipo ante la poca participación y contacto de la pelota con su mayor figura. Cristiano se topó frente a una defensa como mucha garra y su compañero Rui Patricio conoció a un asesino del marco como lo es Edinson Cavani. Portugal se marchó tal vez muy temprano y tal vez mas allá de pensar en la derrota rondándole la cabeza, se fue con la idea de que hacer a quien recurrir cuando esto vuelva a ocurrir, cuando a CR7 se le vuelva a negar la pelota o incluso, cuando tenga que irse para siempre.

– COREA DEL SUR:

“Los Guerreros de Taeguk” arribaron a tierras mundialistas ante la esperanza que les significaba su mayor estrella, el jugador del Tottenham, Heung-min Son. Con su novena participación de forma consecutiva enfrentaron a los suecos cayendo por la mínima, 1 a 0, una justificada derrota, al ser superado en todas las líneas de juego, una defensa vulnerable al ataque nórdico y una ofensiva con pocas (por no decir nulas) opciones de peligro. Luego vino ante México algunos destellos que si bien no modificaron el resultado final de 2 a 1, mostraron las cualidades de su estrella con un soberbio gol y un par de ocasiones que hicieron sudar a Memo Ochoa bajo el arco tricolor. Se fueron de Rostov con una anotación que significo el fin de una sequía de 288 minutos sin anotar en una Copa del Mundo (su última anotación frente a Argelia, minuto 72 en Brasil 2014). Sin embargo Rusia les tuvo preparada una ligera sorpresa, una leve sonrisa y gusto de satisfacción antes de partir a casa, fue el derrotar 2 a 0 a la hasta ese momento campeona del mundo, Alemania. Sobrevivir a los embates teutones no fue fácil, el trabajar todos bajo una idea y el contragolpe con Son como máximo referente, las claves de aquella victoria histórica. Estos guerreros regresaron a casa claramente insatisfechos por su participación, sin embargo mostrándole al mundo, la calidad de su figura, sus cualidades las cuales no fueron suficientes como para evitar una pronta despedida.

– POLONIA:

“Las Águilas Blancas” fueron quienes más lamentaron la ausencia, la mecha mojada de su killer Robert Lewandowski, el gran hombre. Siendo cabezas en su grupo (lugar sexto en la clasificación de la FIFA) y con hombres importantes en cada línea como Szczesny en el arco, Piszczek en la defensa y Zielinski junto a Blaszczykowski en el medio terreno, trataron de restarle peso a la mochila con la que el atacante del Bayern parecía cargar sin perder el rol principal por supuesto, un equipo que pintaba para avanzar junto a Colombia a la ronda de los 16 mejores. Una derrota en el primer juego ante la sorpresiva Senegal, y un segundo traspie en el cual cayeron ante los colombianos por 3 goles, productos de los mismos errores defensivos que en el primer juego, los poco surtido de balones para su atacante con una mala puntería frente a Ospina, sentenciaron su eliminación a falta de una jornada. En cuanto a “Lewi”, ni sus luces. El ariete ofensivo del Bayer Múnich terminaría yéndose con 0 anotaciones y 0 asistencias, más allá de la victoria decorosa ocurrida ante Japón por la mínima, lo cual evito cerrar la peor participación en su historia y confirmando que los dirigidos por Adam Nawalka y en especial el 9, estuvieron muy por debajo de su nivel, aquel monstruo que aterroriza la Bundesliga cada fin de semana y que es objeto del deseo de Florentino Pérez tal parece que se quedó en Múnich, varado.
Sígueme para continuar recapitulando lo que dejo esta Copa.
TW: https://twitter.com/zonaddefinicion?lang=es
FB: https://www.facebook.com/zonaddefinicion/?ref=bookmarks
WEB: https://zonadefinicion.blogspot.com/

Dejar respuesta